Texas Holdem

Cuando las mayoría de los jugadores oyen la palabra poker, inmediatamente piensan en su variante más famosa: el Texas Holdem. Esta variante, conocida desde los comienzos de los años 1920, según la leyenda, fue inventada en Robstown, Texas. De allí es de donde proviene su nombre: “Texas Poker”.

Historia:

El Texas Hold’em apareció en el mundo del poker moderno en 1967. Un grupo de jugadores, que incluía a dos leyendas del poker como Doyle Brunson y Crandell Addington, jugaban a esta variante en el casino Golden Nugget en Las Vegas. Pero fue recién en 1971 que el juego se hizo un verdadero lugar, en la realización de la primera WSOP. El Texas Holdem fue el juego del primer evento de este torneo y desde entonces ha estado muy vinculado a él. Desde aquel momento, ha seguido creciendo en fama y hoy se la considera la variante de poker más jugada en torneos en vivo, en salas de poker online y en casinos de Las Vegas y Europa.

Reglas del Texas Holdem

Las reglas del juego son muy fáciles de comprender. Una mesa puede albergar entre dos y diez jugadores. Para participar del juego, todos los jugadores ponen sus ciegas – la apuesta mínima requerida– y así se arma el bote inicial, algunos torneos también exigen una apuesta. Luego, el dealer reparte dos hole cards a cada jugador: cartas que únicamente el jugador puede ver. Comienza la primera ronda de apuestas y los jugadores pueden “aumentar”, “igualar” o “retirarse” hasta que todos hayan apostado o hayan abandonado el juego.

Después, el dealer coloca tres cartas comunitarias sobre la mesa, mirando hacia arriba, para que todos los jugadores las vean; esta ronda se llama el Flop. Después del Flop, viene otra ronda de apuestas, y luego el dealer reparte otras dos cartas comunitarias sobre la mesa, cada una seguida de su correspondiente apuesta. Estas dos rondas se llaman River y Turn.
A ellas le sigue el momento de mostrar las cartas. Durante el Flop, el Turn y el River, los jugadores intentan armar la mano más alta usando sus hole cards y las cinco cartas comunitarias. En el momento de mostrar las cartas, se comparan las manos de los jugadores, y el que tiene la mejor se lleva el bote. Este es el final de la ronda.

Como puedes ver, las reglas no son nada difíciles. De todos modos, un jugador exitoso debe saber mucho más que solamente las reglas: probabilidades, psicología de los jugadores y tener mucha experiencia, todo esto puede ayudar a un jugador a ganarse el codiciado bote.